A dos centímetros

Puede que dos centímetros no parezca mucho, pero dos centímetros han podido evitar una caída fatal, fallar en la diana, impactar o no la hoja que se cae del árbol, sobre nuestra mano. Dos centímetros, representan un total de 20 milímetros. 20 milímetros que en 1993 dejó fuera de la oposición a Luis López y …

¡Zas! Ahí estáis.

Cierto, quizá sea como decís, quise creer en su compromiso en sus mentiras, quizá les creí como personas honestas, sinceras y consecuentes. Herré no lo erais, estabais embestidos de máscaras falaces. Fue cuando la deslealtad embistió el bienestar y el cuidado, entonces te das cuenta de la certeza de las voces que susurraban “van disfrazadas” …

Horas perdidas.

Sumo las horas perdidas, camino despacio a dos pasos de ti. Te giras y tomas con seguridad mi mano, seguimos caminando mientras maldigo todo, con rabia y más rabia. Han pasado tantos meses. en algún cruce de caminos nos robaron la promesa de para siempre. Todavía busco el eco de tus pasos en casa, busco …

Puños en alto

Salíamos despacio, detrás se cierra la puerta del ascensor, me tomaste de la mano. Es tan nuestra esa forma de cogernos las manos, reconocería tu presencia con los ojos cerrados. A pocos metros de la puerta, te sentí más ágil, se abrieron las primeras puertas, soltaste mi mano y caminaste hacia las segundas, se abrieron. …

Sentir

Te he abrazado, mientras tu dolor, heló mi corazón. El abrazo nos tambalea y tus ojos se cierran, aferras la imagen de tu hijo. Tu lamento, letanía oscura, me acompaña desde esa tarde de jueves. Te volví a abrazar, intentando contener la embestida de tu dolor, fracasé. Dejé de enjuagar tus lágrimas, huí, para enjuagar …

Colores

Parto del blanco y busco colores recorriendo senderos diferentes, en cada instante. Nos reencontramos como siempre al mirarnos, no importa cómo nos sentimos. Camino a tu lado y te susurro recuerdos, calladas nos miramos paso a paso. Ajenas a nuestras vidas de ahora, odio la pérdida de nosotras, te abrazo con fuerza. No hay retorno. …

Amanecer

Me he despertado buscando tu eco, he corrido por la casa intentado despabilar el pasado. Quieta y en silencio después, pensé que vendrían a arroparme los dulces pasados, de hace tanto y tan poco. Permanecí así, durante horas, sola, ni el eco de mis pasos se atrevió a acompañarme. Sonriendo, prepare un café. Amanecía.

A %d blogueros les gusta esto: