LA PALABRA SE HIZO CARNE

Desde el principio, Estrella ha intentado una y otra vez que me comunicara, que hablara, mas, hacernos sentir familiares, pero siempre he sido reservada, casi silente. Recuerdo que bromeábamos continuamente, de esos momentos en los que los que cuando me decía <<Tenemos que hablar>> me cambiaba hasta el color de la cara… sí era divertido, ahora sé que habría sido mejor hablar, abrir mi corazón, mi dolor infantil y mis miedos.

Estrella

Para ella, las palabras eran el único modo de materializar los pensamientos, crear ideas y sentir como el espacio-tiempo se paraba y se creaba la magia. Ahora soy yo a la que le gustaría pasar horas hablando, pero ya no es posible.

No intento flagelarme, no me lleva ningún lugar sereno ni compasivo.

Pero desde que he podido verbalizar Alzheimer y no desmoronarme, no romper en gritos de desolación, no sentirme aplastada por la pérdida, la palabra se ha hecho carne y he podido arrancar la sábana al fantasma que me ha perseguido estos últimos seis años y aunque sé que no hay magia, que no existe un remedio, que no hay un modo de retroceder, no quiero, ni deseo dar un paso atrás, la amo, la necesito, mi compromiso sigue en pie, el amor sigue en pie. Yo he logrado seguir en pie.

4 respuestas a «LA PALABRA SE HIZO CARNE»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: