El filo del Alzheimer

Caminar por el filo de la demencia. sollozar dolor por la pérdida, abatida y agotada de buscar lo que ya se había llevado el Alzheimer a un lugar en el que sólo tú habitabas.

He tenido que soltarnos, exhausta por tratar de retenerte en mi realidad. ¿Qué hago ahora con los sueños compartidos? ¿Cómo respirar? ¿Cómo volver a sonreír y si lo hago, qué hago con mi sonrisa huérfana de tu pupila?

Te he visto pasear sin descanso por ese filo, lejos, te he sentido mucho más lejos. Necesito tu abrazo para poder respirar pero estoy atenazada por la soledad. ¡¡¡Existían tantos sueños!!!

Familiaridad cercenada mientras nos seguimos amando.

Retomar el pulso a la vida para quizá retomarnos en otro espacio u otro tiempo y ahora me descubro sonriéndonos a pesar de que ya no habitas a mi lado.

Aprehender a convivir con la pena y el dolor de la no perdida, permitir que tu yo conocido nos visite de vez en cuando mientras nos cogemos de las manos, pero he tenido que soltarte, he tenido que soltarnos para poder tenernos.

Tengo que aprender a ser yo sola, de momento no puedo, doy los primeros pasos sí, pero no logro sostenerme, aunque no pueda recuperarnos quizá podamos sonreírnos, porque nos sentimos. Sabré sostenerme sí, ya sola, pero contigo a ratos será mas sencillo.

Me susurras te adoro.

Yo más.

5 respuestas a «El filo del Alzheimer»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: