¡Zas! Ahí estáis.

Cierto, quizá sea como decís, quise creer en su compromiso en sus mentiras, quizá les creí como personas honestas, sinceras y consecuentes. Herré no lo erais, estabais embestidos de máscaras falaces.

Fue cuando la deslealtad embistió el bienestar y el cuidado, entonces te das cuenta de la certeza de las voces que susurraban “van disfrazadas” “son egoístas” y “embusteras”.

Por suerte, el peso del derrumbe de su conciencia traicionada, mostró al desleal.

¡¡Zas!! Ahí estáis sin máscara ni disfraz, en un lugar obsceno, pegajoso y oscuro para siempre.

Los éticos, los que mantienen su compromiso y sus principios, somos afortunados al saber dónde estáis y quienes sois.

Tabla rasa.

Otro comienzo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: