A dos centímetros

Puede que dos centímetros no parezca mucho, pero dos centímetros han podido evitar una caída fatal, fallar en la diana, impactar o no la hoja que se cae del árbol, sobre nuestra mano.

Dos centímetros, representan un total de 20 milímetros. 20 milímetros que en 1993 dejó fuera de la oposición a Luis López y permitió que Rebeca Jimenez sea hoy un mando policial.

Dos centímetros diferencian el positivo del negativo, tras un test de alergia.

Dos centímetros diferencian un abrazo, de un saludo, un apretón de manos de un amago, el rebote en el aro o la canasta limpia.

Dos centímetros es lo que me elevo del suelo cuando camino de tu mano, cuando siento que, a pesar de todo, pasear a tu lado es el momento perfecto del día.

A dos centímetros de distancia nuestras bocas se precipitan en un beso, entornamos los ojos y susurramos recuerdos.

2 respuestas a «A dos centímetros»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: