Vértigo

Siento vértigo cuando sin más tropiezo con esa ilusión e intento despojarla de futuro, de dulzura, de amor y quizá.Sin motivo me desperto tanteando sobre el colchón tu mano, tardo un segundo y corro a refugiarme en el silencio.Si me despierta la soledad, abrazo y aferro tu ausencia omnipresente horadando mi costado e intento ahuyentarla, …

Cometas azules

He atado en tus dedos hilos de colores, he atado a los hilos de colores cometas azules, para volar más tardes juntas. He inundado de palabras nuestros espacios compartidos, pasos que levantan palabras, que de alguna forma suben hasta las cometas azules, suavemente como nuestro paseo. He vuelto a contarte mi día a día, no …

Sonrisas y frío

Camino junto a ti, sola, me pierdo en nuestro silencio. Nos miramos, ensueño que me sonríes, yo lo hago. Continuamos el paseo, observo nuestras sombras. Sostengo tu mano con amor infinito, intento abrazarte abrazando la tuya. Te cuento mi día te pregunto por el tuyo, tú me acompañas con sies infinitos. Nos sentamos para tomar …

ESTÁS

Estás ahí clavada en mi soledad, nos prometimos un para siempre y ahora he marcado tu ropa y la he empaquetado. Estás ahí habitando de risas los recuerdos, mientras colores acuarela se cuelan por las rendijas, de ventanas y puertas haciendo más habitable este lugar que fue nuestro hogar. Estás ahí calmando el desgarro de …

Bisturí

No, no lo vimos aparecer. Era imposible detectar que el bisturí había tocado esos filos invisibles de tu cerebro, arrancó, deshiló con precisión la historia que tejiamos juntas desde hacía más de veinte años. Intenté sostener los hilos quebrados, luche para unir la trama, mientras la urdimbre de tus ojos sonreían despacio y tus labios …

Coraza y Miedo

Aquí nos tienes, aquí estamos para cuando puedas, ruda o amable, triste o alegre, feroz o abatida da igual, aquí estamos, mi niña. He visto cómo temblabas cuando por fin comenzaste a abrir esa coraza de hielo y hierro. Te abrazo e intento que te sientas segura, mientras sollozas de dolor. Te empieza a tocar …

La desnuda verdad

Comencé a dibujar cajones. El horror en recortes para cada uno. Colores brillantes y puros para esconder, encerrar y escapar. Cerraduras fantásticas, con relieves y filigranas con las que embellecerlas. Cada una con su llave, cada horror con su belleza exterior. Pues así sin querer escribir escribí, sin querer soltar solté, sin querer llorar lloré, …

A %d blogueros les gusta esto: