Puños en alto

Salíamos despacio, detrás se cierra la puerta del ascensor, me tomaste de la mano. Es tan nuestra esa forma de cogernos las manos, reconocería tu presencia con los ojos cerrados. A pocos metros de la puerta, te sentí más ágil, se abrieron las primeras puertas, soltaste mi mano y caminaste hacia las segundas, se abrieron. …

Colores

Parto del blanco y busco colores recorriendo senderos diferentes, en cada instante. Nos reencontramos como siempre al mirarnos, no importa cómo nos sentimos. Camino a tu lado y te susurro recuerdos, calladas nos miramos paso a paso. Ajenas a nuestras vidas de ahora, odio la pérdida de nosotras, te abrazo con fuerza. No hay retorno. …

Cuando me acerco

Cuando me acerco a ti, tu fragilidad. Convidada de hierro, debo sostener la rabia, para permanecer a tu lado. Quiero gritar y desangrar el dolor de la pérdida, adormecer el llanto. Cuando me acerco a ti, sueño con volver a volver. Pensamientos anclados en lo que fue, a empujones peleo para romper el presente, mezclar …

Hogar

Tu siempre serás mi hogar, porque nuestro nosotras me permitió soñar y alcanzar algo de nuestros sueños, formábamos un gran equipo, lo seguimos formando. Me he descubierto construyendo un nuevo hogar, un hogar pese a mi misma en ocasiones. Reconozco que cuando volví aquí lo hice para encontrar la fuerza y seguir en pie. Creía …

Así sin más.

Han pasado años desde aquella frase en aquel despacho de Montesa, sufre deterioro cognitivo precoz, esa frase se convirtió automáticamente en una enorme bola de las que se usan en demolición, me dejó en ruinas, todo lo arrasó desde el cerebro hasta los pies, solo era cuestión de tiempo saberme sola, intimamente sola, pero me …

Palabras y vida

Hoy no te acompañé, incapaz de hacerlo, tu mano me sostuvo como hacía tiempo, tu abrazo me reconfortó como antes de la pérdida, me acompañaste hasta hacerme sentir alegre de nuevo. Risas nuevas con efervescente sabor a viejo, quiero ese sabor para siempre, nuestra mirada compartida y la risa cómplice una vez más del nosotras. …

Bolboreta

Salías del ascensor y de pronto al mirarme, seria, dijiste vamos, te seguí, caminando sin prisa. Fuera me miraste, sonreíste con esa mirada que tanto me ha enamorado. Interrumpías el paseo, nos parábamos para mirarnos, no había palabras, solo intensas miradas, sonrientes. Nos tomamos de la mano para dar unos cuantos pasos mas, de vez …

A %d blogueros les gusta esto: