Colores

Parto del blanco y busco colores recorriendo senderos diferentes, en cada instante. Nos reencontramos como siempre al mirarnos, no importa cómo nos sentimos. Camino a tu lado y te susurro recuerdos, calladas nos miramos paso a paso. Ajenas a nuestras vidas de ahora, odio la pérdida de nosotras, te abrazo con fuerza. No hay retorno. …

Sonrisas y frío

Camino junto a ti, sola, me pierdo en nuestro silencio. Nos miramos, ensueño que me sonríes, yo lo hago. Continuamos el paseo, observo nuestras sombras. Sostengo tu mano con amor infinito, intento abrazarte abrazando la tuya. Te cuento mi día te pregunto por el tuyo, tú me acompañas con sies infinitos. Nos sentamos para tomar …

Coraza y Miedo

Aquí nos tienes, aquí estamos para cuando puedas, ruda o amable, triste o alegre, feroz o abatida da igual, aquí estamos, mi niña. He visto cómo temblabas cuando por fin comenzaste a abrir esa coraza de hielo y hierro. Te abrazo e intento que te sientas segura, mientras sollozas de dolor. Te empieza a tocar …

Al final este año

Al final este año es difícil, es duro. Arrojadas al peor de los dolores. Al callejón menos amable y más tenebroso que jamás caminamos. Tierras vacías de nosotras. Me escondo de mí para no sentir el calor de las lágrimas, así llega al final este año, en algún rincón solas y llenando mi vacío más …

Quiero

Somos las piezas de tu puzle, te buscaré todas las que no sean nuestras. Quiero regalarte muchísimas piezas para intentar reconstruir esos espacios perdidos, lo sé imposible, pero quiero. Robaré aquellas que por azar no pude vivir contigo, ojalá me las regalen aquellos, pero tu tranquila, que tus sueños sean serenos mientras persigo más piezas. …

El filo del Alzheimer

Caminar por el filo de la demencia. sollozar dolor por la pérdida, abatida y agotada de buscar lo que ya se había llevado el Alzheimer a un lugar en el que sólo tú habitabas. He tenido que soltarnos, exhausta por tratar de retenerte en mi realidad. ¿Qué hago ahora con los sueños compartidos? ¿Cómo respirar? …

Ahora ya sola

Me atropelló, pasó sin más. Necesitaba estar y al mismo tiempo poder correr. Caminar con sigilo y brusquedad. Reconocí mi vacío en su mirada vacía también. Entonces fué. Ahora aferro trozos pequeños de nuestra inmensidad. Adoro esos besos lentos, suaves, que parece que roba al olvido. Para de pronto volver a caminar. Vacío el espacio …

CAMINAR SIN SUELO

Estos últimos años he descubierto con gran horror, que podemos caminar aunque el suelo desaparezca y nos deje con un enorme vértigo vital, un vértigo que en ocasiones te paraliza, en otras solo quieres correr hacia el vacío esperando no caer en él - o sí- , en otras descubres que retroceder es imposible porque …

A %d blogueros les gusta esto: