Horas perdidas.

Sumo las horas perdidas, camino despacio a dos pasos de ti. Te giras y tomas con seguridad mi mano, seguimos caminando mientras maldigo todo, con rabia y más rabia. Han pasado tantos meses. en algún cruce de caminos nos robaron la promesa de para siempre. Todavía busco el eco de tus pasos en casa, busco …

Cuando me acerco

Cuando me acerco a ti, tu fragilidad. Convidada de hierro, debo sostener la rabia, para permanecer a tu lado. Quiero gritar y desangrar el dolor de la pérdida, adormecer el llanto. Cuando me acerco a ti, sueño con volver a volver. Pensamientos anclados en lo que fue, a empujones peleo para romper el presente, mezclar …

TOBOGAN ROBADO

Me recuerdo sentada frente a aquellos ojos. Enfrente a su izquierda, iracunda de rabia por no haber llegado a tiempo, era imposible pero la rabia permanece, acompañada del asco y asomando la venganza. Mientras sus ojos se anclan en mi alma, ya siempre portaré su dolor. Intentaré acompañarla de algún modo por el suyo. Es …

Hogar

Tu siempre serás mi hogar, porque nuestro nosotras me permitió soñar y alcanzar algo de nuestros sueños, formábamos un gran equipo, lo seguimos formando. Me he descubierto construyendo un nuevo hogar, un hogar pese a mi misma en ocasiones. Reconozco que cuando volví aquí lo hice para encontrar la fuerza y seguir en pie. Creía …

Así sin más.

Han pasado años desde aquella frase en aquel despacho de Montesa, sufre deterioro cognitivo precoz, esa frase se convirtió automáticamente en una enorme bola de las que se usan en demolición, me dejó en ruinas, todo lo arrasó desde el cerebro hasta los pies, solo era cuestión de tiempo saberme sola, intimamente sola, pero me …

Bolboreta

Salías del ascensor y de pronto al mirarme, seria, dijiste vamos, te seguí, caminando sin prisa. Fuera me miraste, sonreíste con esa mirada que tanto me ha enamorado. Interrumpías el paseo, nos parábamos para mirarnos, no había palabras, solo intensas miradas, sonrientes. Nos tomamos de la mano para dar unos cuantos pasos mas, de vez …

Tu regazo

Añoro las siestas tempranas, los fines de semana largos, las tardes de lecturas y risas. Recostarme en tu regazo cómplice y callada mientras te observo, intento secuestrar momentos. Me columpio en tus pestañas cuando acompañan tu semblante sereno, aún me duele no poder acurrucarme en tu sonrisa, plácida y serena, interrumpida por mí caricia. Me …

La desnuda verdad

Comencé a dibujar cajones. El horror en recortes para cada uno. Colores brillantes y puros para esconder, encerrar y escapar. Cerraduras fantásticas, con relieves y filigranas con las que embellecerlas. Cada una con su llave, cada horror con su belleza exterior. Pues así sin querer escribir escribí, sin querer soltar solté, sin querer llorar lloré, …

A %d blogueros les gusta esto: